Rompecadenas es un espacio en la red que nació allá por el año 2001, época en la que la tecnología era muy diferente a la actual, cuando el correo electrónico sufría los bulos o cadenas de mensajes engañosos, como el clásico del “amigo nigeriano” que quería compartir su fortuna o aquél que nos premiaba o salvaba de alguna catástrofe si enviásemos el correo a diez amigos. En ese panorama, nacía Rompecadenas, para advertir de estos engañosos mensajes, ante un mundo que estaba comenzando a adaptarse a Internet, un medio que no detiene su feroz e incesante evolución, cambiando reglas en períodos cada vez más cortos de tiempo. La aparición de YouTube, Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp…. aún así paradójicamente, las cadenas de email continúan distribuyéndose, no tanto por email como sí mediante las redes sociales.

Los hechos se viralizan, y en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, un video en el que una madre filma a su hija interactuado con un cachorrito llega a millones de personas en minutos. Internet es un mundo en constante evolución, y nosotros, los usuarios, tratamos de acompañarlo, y eventualmente muchos se van quedando en el camino, simplemente porque tal vez estén cansados de tales cambios, porque también el tiempo que uno tiene pareciera que cada día es menor. Uno tiene que aprender a usar la tecnología para beneficio propio, y no transformarse en prisionero de la misma.

Para nosotros, con tristeza observamos que Rompecadenas cumplió su función en una época específica de Internet que ya no existe como tal. En el proceso, aprendimos infinidad de cosas. Pudimos ayudar y conocer a muchísimas personas, que con un simple “gracias” nos empujaban a seguir adelante. Desarrollar Rompecadenas fue un placer enorme, y sinceramente tenemos la esperanza de volver un día a retomar el sitio, dedicándole el tiempo que se necesita, con la misma emoción con la que nació y creció. Somos quienes participamos de este proyecto quienes estamos agradecidos por tu confianza y por la experiencia vivida.

Por lo pronto, continuamos conversando, alertando de cadenas y otras cosas, en la página del face.