Chris Boyd, el director del departamento de investigación de delitos informáticos de la empresa de seguridad FaceTime, ha comentado en una entrevista publicada por BBC News que "cada vez es más frecuente ver a niños de 11 o 12 años repartiendo datos de tarjetas de crédito o pidiendo claves con las que puedan acceder a la información privada de las personas".

En la red es posible encontrar una gran cantidad de comunidades y foros donde los adolescentes intercambian manuales y programas para aprender a "hackear" sitios y robar datos personales mediante técnicas de ingeniería social. Algunos lo hacen por diversión para molestar a sus amigos mientras que otros directamente buscan beneficios económicos. Según Mathew Bevan, un hacker detenido en su adolescencia por cometer algunos delitos informáticos, no es de extrañar que los jóvenes quieran "zambullirse" en el mundo de la ciberdelincuencia y afirma que muchos pasan meses e incluso años perfeccionando sus técnicas para demostrar sus capacidades y mejorar su posición dentro del ambiente.

El problema aquí es que muchos no cuentan con los conocimientos suficientes para realizar este tipo de actividades y pueden involucrarse en problemas bastante serios, además generalmente los padres no están al tanto de sus actividades en la red. Obviamente también están los que manejan a la perfección la materia y son muy inteligentes, muchos jóvenes de hoy en día se relacionan muy bien con internet y cuentan con una gran facilidad para aprender todo lo que la informática les ofrece.

Boyd también afirma pasar bastante tiempo en busca de los creadores de programas maliciosos y que muchos de los que están orientados a explotar redes sociales son desarrollados por adolescentes.

Según los expertos, los padres deben vigilar a sus hijos mientras están en internet y además deben hacerles comprender que este tipo de actividades pueden traer consigo graves consecuencias que incluso pueden afectar su futuro laboral.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla