AKRAM Audio tiene dos soluciones para tratar el audio, un conversor (AKRAM Audio Converter) y un editor (AKRAM Audio Editor), con lo que podremos hacer grandes cosas con cualquier archivo de audio que tengamos.

El conversor es una excelente herramienta que cumple perfectamente su tarea: convertir entre distintos formatos nuestros archivos.
Este es sencillo de usar y bastante intuitivo, pero es un conversor que va un pequeño paso más allá. En primer lugar cuando arrancamos el programa tendremos una pantalla de bienvenida que nos da a elegir entre cuatro opciones. A la hora de convertir, tan sólo tenemos que seleccionar un archivo para convertirlo, seleccionar los distintos parámetros de audio y convertirlo.

Este programa soporta los archivos de audio más comunes, y algunos que no lo son tanto, por lo que en opciones no tendremos mayores problemas a no ser que busquemos algo bastante específico, y además tiene la posibilidad de ripear CDs de audio a WAV, MP3, WMA, AMR o OGG.

En cuanto al editor de AKRAM, encontramos una herramientas sencilla de usar y que brinda grandes posibilidades, con un precio reducido. Es ideal para comenzar ha hacer grabaciones y ediciones, y además no tiene una complicada interfaz, eso si, sin renunciar a cientos de características, efectos de audio y herramientas.
Entre estas funciones encontramos un potente editor, con las típicas funciones de cortar, pegar, mover, fade, vibrato, delay o invert, entre otras.
Además cuenta con unos cuantos efectos y soporte para varios formatos, junto con la posibilidad de crear efectos personalizados gracias a otros prediseñados que tengamos o utilizando el editor de audio.

Ambas soluciones son de pago, pero podremos usarlas durante un período de prueba para probar todas sus funciones a fondo. Además el precio de estas es realmente reducido con lo que a poco que nos convezcan, no supondrá un gran desembolso adquirirlas.

Para descargar AKRAM Audio Editor este enlace.
Para descargar AKRAM Audio Converter este enlace.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla