Al navegar por Internet siempre estaremos expuestos a un ataque perpetrado por algún hacker o cyber-delincuente que desea obtener información con fines económicos o personales. Sin embargo, los usuarios pueden tomar una serie de medidas con las que podrán hacer todo lo que necesiten en la red de una manera más segura, a pesar de los peligros que se puedan encontrar.

Es posible que en nuestro correo electrónico recibamos mensajes de dudosa procedencia, algo que podemos detectar cuando tiene muchos errores ortográficos y gramaticales o que la dirección de correo de la que proviene o la web a la que representa tiene extensiones o dominios muy poco usuales, como por ejemplo, que en vez de estar conformado por letras, la conforman números. Otra clase de mensaje de procedencia dudosa que pueda llegar al correo electrónico son los de estafa online o phishing, el cual consiste en que el hacker se hace pasar por un banco y le indica al incauto que debe cambiar la clave de seguridad de su cuenta en el menor tiempo posible o abrir la cuenta en una web que no es la del banco (pero que mantiene el aspecto de la web-site del banco), momento en el que los hackers aprovechan de conseguir datos secretos del usuario como números de tarjetas de crédito, números de cuenta, entre otros. En este caso, lo mejor es ponerse en contacto con el banco para saber si es verdad que están haciendo esta clase de acciones. De hecho, los bancos nunca pedirán a sus clientes que suministren su información personal mediante un e-mail. Esta clase de cosas se hacen de manera presencial.

Otra cosa que se debe evitar al navegar por Internet es entrar a web-sites fraudulentas, en especial aquellas que no las hacen llegar a nuestro e-mail mediante links que podrían estar falsificados por estafadores, de tal forma que se vean convincentes. En el caso de los bancos, suelen trabajar en sus páginas de banca electrónica bajo el protocolo https, indicando con la letra s que el sitio es seguro para que usted pueda suministrar con total tranquilidad sus datos personales sin temor a ser robado.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla