Al finalizar agosto, la empresa de seguridad Eset dio a conocer un informe referido a las mayores amenazas que estuvieron generándose por parte de los ciber-delincuentes durante dicho mes.

Uno de los temas que sigue creciendo es el robo de la información. En este sentido, Wikileaks señaló que tenía más de 250.000 nuevos cables confidenciales del gobierno estadounidense, muchos de los que ya se publicaron.

La misma organización indicó a través de su Twitter que para el 25 de agosto ya habían dado a conocer más de cien mil cables a través de su web. Esto pasa casi un año después de su primer incidente con este tipo de cables confidenciales. Lo que se está viendo es si el lugar de origen de esta información sería “un acceso no autorizado a la memoria temporal –caché- de informes del Departamento de Estado de Estados Unidos”, según señala Eset en su informe.

En cuanto al contenido de estos cables que fueron revelados por Wikileaks, gran parte de ellos son relacionados con los países de América Latina, por eso es que esperan que este contenido tenga repercusión a través de los medios locales.

Otra de las cuestiones que destaca la compañía de seguridad es la aparición del primer código malicioso destinado a los dispositivos móviles que operan con Android, GingerMaster, que tiene como una de sus tareas el robo de información. Para lograr cumplir con su cometido se explota una vulnerabilidad crítica de la versión 2.3. Lo que se consigue con esto es, por ejemplo, llevar a cabo modificaciones en la configuración y robar datos personales.

Con esta actividad de estos malwares dinámicos, además de las PCs de escritorio que se convierten en equipos zombies, ahora también se afectan a los smartphones, los que con esto pueden ser incluidos en una botnet como el resto de las computadoras.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla