cadena-jennifer-fotoOtra vez nos encontramos con un correo electrónico que está llegando a muchas casillas relacionado con un tema que busca conmover a quien lo lee para que lo siga reenviando a todos sus contactos y hacer que la cadena siga creciendo.

Decimos que busca conmover a quien recibe este mail porque se trata de una supuesta desaparición de una chica de trece años. En líneas generales, la supuesta madre desesperada, que es la esposa de un compañero de trabajo de un amigo de la persona que manda el mail, cuenta en el correo que hace 6 días que desapareció su hija y pide por favor que reenvíen este mail a sus contactos, algo que solo llevará 2 minutos, y que cualquier novedad que se tenga, hay que contactarse con 2 correos electrónicos que aparecen allí.

cadena-jenniferSi nos ponemos a analizar este texto, vemos antes que nada que no habla de una fecha exacta de desaparición (solo dice 6 días atrás). Por lo que desde el comienzo no sabemos a qué fecha se hace referencia. Este correo está circulando en estos últimos tiempos, pero si buscamos un poco en Internet, vemos que muchos meses atrás, e incluso en algunos lugares el año pasado, ya se estaba diseminando.

Y ya que nombré lugares, no hay un único lugar. En este caso se refiere a la hija de José Luis García, un empleado de la Caja Madrid, en España, pero en otros mails que se han denunciado, ha llegado lo mismo pero teniendo como referencia otras ciudades y otros empleos de padre. Por ejemplo también desapareció la misma chica en Chile (el padre era justamente José Luis García, pero en este casi profesor de la Universidad de Valparaíso), en México (el padre era catedrático de la Universidad de Coahuila) y en Argentina (era profesional en la ciudad de Rosario). Y seguramente habrá correos que plantean otras ciudades y otros trabajos del padre.

Otro tema es el contacto: si realmente hubiese pasado (aunque ya con los cambios de ubicación que nombré anteriormente se da por descontado que no es así), ¿cómo no dar todos los datos completos de ambos padres? No se da el nombre de la madre, no se dan números de documentos o alguna información más exacta. Y obviamente, si se tiene algún dato, ¿cómo no ponerse en contacto con la policía y sólo hacerlo a través de un mail?

Lamentablemente la desaparición de chicos es un hecho real en muchas ciudades y países y por eso se trata de apelar a la sensibilidad para que los lectores se conmuevan y expandan este tipo de correos.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla