Chromium no es más que la versión de código abierto del navegador de Google, Chrome. Las diferencias entre ambas son mínimas, ya que Google, para ofrecer su navegador lo único que hace es coger el código fuente de Chromium, aplicarle unos mínimos cambios como el nombre, el logo y algún otro cambio que introduzca Google, compilarlo y ofrecerlo.

Este navegador es más usado por desarrolladores y es muy usado también en Linux, por ser de código abierto. Este incluye las últimas novedades del navegador, con diferentes cosas que se van probando y que normalmente se terminan implantando en las versiones estables de Google Chrome. El navegador además destaca en la mayoría de aspectos con respecto a otros navegadores puesto que es sorprendentemente rápido al cargar las páginas, actualmente sólo superado por el navegador Opera. Pero es que además Chromium es probablemente uno de los navegadores más seguros que hay, en gran parte gracias al SandBox que han creado los chicos de Google que además permitirá que si una pestaña se cuelga, no lo haga el navegador entero si no sólo esa pestaña.

Otro de los grandes fuertes de este navegador son sin duda las extensiones, de las cuales ya hay miles y con las que se pueden aumentar las funcionalidades de este para que pueda hacer prácticamente cualquier cosa que imaginemos. Estas extensiones son sin duda lo que hizo popular al navegador Firefox, y actualmente podemos encontrar la gran mayoría de extensiones disponibles para Firefox en Chromium, y además tendremos un navegador más rápido y con el gigante Google detrás.

Como punto negativo cabe destacar el consumo de memoria del navegador, que con muchas pestañas abiertas puede ser realmente alto, algo que se debe en parte al modelo de seguridad de aislar cada pestaña, pero en general el navegador tampoco tiene un consumo excesivamente alto, y puede ser usado sin problemas en equipos con poca memoria.

El navegador es completamente gratuito, y en Linux podremos descargarlo desde los repositorios de la mayoría de distribuciones. Para Windows y MacOS debemos seguir estas y estas instrucciones respectivamente.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla