¿Cuánto cuestan los datos personales del titular de una tarjeta de crédito? ¿Y el alquiler de una red de spam? No es nada nuevo decir que en Internet hay mercados negros dedicados a la ciberdelincuencia, en donde se compra y se vende información. Sin embargo, no sólo de datos bancarios viven los ciberdelincuentes.

La empresa Panda Security acaba de descubrir un negocio enorme concerniente a la venta de datos robados y otros productos relacionados con este tipo de delincuencia. Se trata de una red dirigida por ciberdelincuentes compuesta por unas 50 tiendas online. Digamos que lo que antes se conocía como mercado negro del cibercrimen, ahora se amplía en cuanto a los productos y servicios ofrecidos.

Antes que nada, hay que tener en cuenta que para poder ingresar a estas tiendas online hay que tener algún contacto previo con los criminales. Este contacto puede ser a través de foros o chats underground que les garantiza que no habrá curiosos que nada tienen que ver con el negocio. Luego del contacto le dan un nombre de usuario y un password para que puedan entrar a la tienda.

En cuanto a lo que venden, por supuesto que están los usuales datos personales del titular de una tarjeta o de una cuenta bancaria a lo que se puede agregar la garantía de que esta cuenta tiene un saldo seguro en el banco. La información por los datos de la tarjeta o la cuenta, es de 2 dólares para arriba. Si se garantiza que tiene saldo, el costo varía entre 80 a 700 dólares, dependiendo si el saldo es bajo o alto.

Si además de los datos para acceder a las cuentas el comprador quiere tener alguna información adicional de la víctima, como por ejemplo las tiendas online por las que ha pasado, el costo también sube, de 10 dólares en adelante, según lo que se agregue.

Pero no son sólo datos bancarios los que se venden. En su amplio abanico de propuestas, estas tiendas online también permiten adquirir tarjetas físicas ya duplicadas, las que se pueden adquirir a partir de los 180 dólares, o bien máquinas que duplican tarjetas físicas, con precios que varían entre los 200 y los 1000 dólares.

También hay servicios de blanqueo de dinero que se dan a cambio de una comisión (desde el 10 hasta el 40% de la operación) e incluso hasta se alquilan redes para enviar spam, con un costo que varía según algunas cuestiones como el número de PC que se elija o bien el tiempo por el que se alquile la red.

Hay varias otras cosas más que se incluyen en estas tiendas virtuales. Para quienes quieran acceder al informe completo de Panda e interiorizarse más sobre este tema, pueden hacerlo clickeando aquí.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla