Con un resultado de 248 votos a favor y 168 votos en contra, la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos aprobó la ley CISPA, quedando pendiente su aprobación por el Senado. En este sentido, el Gobierno de los Estados Unidos tiene plenos poderes para acceder a la información de cualquier persona que viva en ese país.

Una razón en la que los legisladores norteamericanos se basaron para conseguir la aprobación de esta polémica ley en la importancia de la seguridad cibernética para Estados Unidos, por lo que se hacía imprescindible el intercambio de los datos con carácter privado por parte de terceros y empresas. En este sentido, las empresas que hacen vida en Internet tienen que ceder ante la petición de cualquier ente gubernamental estadounidense, cosa en la que no hay límite alguno ya que esta ley no tiene enmienda alguna que limite la acción del gobierno. En un principio, CISPA se usaría para que el gobierno maneje la información perteneciente a las personas de acuerdo a sus intereses. Pero ahora también se usará para perseguir e investigar a la delincuencia en Internet y supuestamente proteger a todas las personas, en especial a los niños. Cuando hablan de delincuencia cibernética, hacen referencia como un delito que promueva la interrupción del correcto funcionamiento en Internet, asi como la piratería en cuanto a contenidos que estén protegidos por copyright y hacking. Entonces, estamos en presencia de una reencarnación de la ley SOPA, ya que el Gobierno estadounidense tiene la potestad de conseguir la información que desee partiendo que ninguna persona es inmune a esto, argumentándose que ha incurrido en algún delito en Internet.

Esto vulnera a cualquier ley que implique privacidad a nivel de Internet. Pero lo único que queda para estar a salvo de esto es el veto que el presidente Obama pueda darle a esta ley para que no sea aprobada mientras esté en manos del Senado. CISPA se parece a la USA Patriot Act en cuanto a que el gobierno tiene plenos poderes para indagar en cuanto a las actividades de las personas en Internet de la que se sospeche que han cometido delitos cibernéticos, mientras que con la Patriot Act, el gobierno de este país puede capturar a cualquier persona de la que piense que está involucrado en actos de terrorismo. Control total sobre la población, algo similar a una interrupción de sus libertades.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla