Con un crecimiento exponencial de los delitos informáticos y de estafas por Internet, las transacciones on-line se hacen cada día mucho más riesgosas, pero esto no limita la expansión del comercio electrónico que crece a pasos agigantados cada año, desplazando incluso en varios rubros al comercio tradicional.

Es por esta razón, que es de vital importancia tener en cuenta algunas medidas de seguridad para mejorar la experiencia de compras on-line, y hacerlas más seguras. A continuación, algunas de las medidas que podemos tomar al hacer nuestras compras on-line:

• Evitar ingresar en equipos públicos o de terceras personas a páginas web de comercio on-line, o páginas web de bancos, o servicios financieros, para evitar que nuestros datos sean interceptados por cualquier tipo de malware.

• Verificar que la dirección web de la página que aparece en el browser sea la correcta y no una falsa página web (páginas maliciosas). Por lo general, estas son idénticas a las web originales, sólo cambia la dirección url que por lo general es bastante parecida.

• Evitar utilizar enlaces enviados por correo electrónico, Messenger o redes sociales. Siempre tratar de ingresar la dirección directamente en el navegador web.

• No realizar transferencias mediante depósitos anticipados, tratar de utilizar tarjetas o intermediarios de pago, como PayPal, MoneyBookers, Alertpay y similares.

• Nunca ingresar la clave de la tarjeta en ninguna página web que lo solicite.

• Utilizar en lo posible, páginas web reconocidas y con trayectoria y verificar si incluyen algún número de teléfono y dirección de la empresa.

• Tratar de utilizar el servicio de atención al cliente del site en donde se desea comprar, para asegurar que la empresa exista y por supuesto, para disipar dudas sobre el producto antes de comprar.

• Desconfiar de ofertas demasiado buenas para ser ciertas, muchas veces el sentido común es la mejor forma de protegerse.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla