En Irán ya fue creado bajo decreto el Consejo Superior del Ciberespacio, algo que fue posible gracias a la acción del ayatolá Ali Jamenei, quien es el líder supremo de Irán. Dentro del decreto se establece que tanto el presidente de Iran como los jefes de la Radiotelevisión pública IRIB, los máximos dirigentes del parlamento iraní y del poder judicial, ministros, altos mandos militares y policiales, así como el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, conformarán este organismo.

Una acción importante que emprenderán en Irán es la creación de una red nacional, para separarla de la red internacional de Internet con el propósito de fomentar el intercambio de datos del gobierno de esta nación del medio-oriente pero de una forma segura. Entonces, es necesario que para garantizar la seguridad de este país y velar por no sufrir la censura en cuanto a la difusión de la información de interés público para esta nación, crear una red propia de Internet.

Además, para frenar las posibles amenazas cibernéticas que puedan emprender contra sus plantas nucleares tanto Estados Unidos como sus aliados, el general Gholam Reza Jalali, quien se desempeña como director de la Organización de Defensa Pasiva de Irán, aseguró que se está planteando la creación de un ejército cibernético que pueda acometer esta tarea. También, mencionó que ya está operativo una especie de cyber-comando para hacerle frente a los ataques informáticos realizados por inescrupulosos contra las redes iraníes, teniendo como propósito principal vigilar las redes nacionales, identificar a los agresores y contra-atacarlos.

El gobierno de Irán ha denunciado agresiones on-line que atribuye a Estados Unidos e Israel con la finalidad de vulnerar sus sistemas de uso militar y de seguridad, en especial, aquellos que están dentro de sus instalaciones nucleares. En un período de no más de dos años los ordenadores y servidores de Irán han tenido la presencia de los virus Duqu y Stuxnet, los cuales han podido ser neutralizados con softwares antivirus de fabricación nacional. El uso de estos virus estaba destinado a dañar ordenadores de las plantas nucleares de Irán y robarse información confidencial de estas instalaciones energéticas.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla