La compañía japonesa acaba de protagonizar un duro capítulo en su seguridad online al sufrir la intrusión en algunas de sus plataformas como Sony Online Entertainment (SOE), destinada a los juegos y a las redes sociales, y la PlayStation Network.

Esta intrusión externa permitió que delincuentes rompieran la barrera de la seguridad de Sony y pudieran acceder a información personal de más de 100 millones de clientes de la empresa, con lo que se puso en riesgo el número de más de 10.000 cuentas bancarias de ciertos países europeos y más de 17.000 números de tarjetas de crédito y debito.

Para salir a defenderse, la empresa informó en su blog oficial que si bien los peritos aún están investigando este caso, pudieron ver que fueron víctimas de un ciber-ataque altamente calificado y profesional, el que fue planeado con mucho cuidado, y culpan a Anonymous (tal como se denominaba el archivo plantado por los delincuentes), como el causante de este mal. Aunque no hay ningún dato concreto de quién se trata.

Si bien las compañías de tarjetas de crédito no han reportado ninguna transacción fraudulenta, el presidente de Sony Computer Entertaiment, Kazuo Hirai, debió ir a declarar ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para dar explicaciones de estos sucesos, y más teniendo en cuenta que la empresa informó de los mismos dos días después de la intrusión.

Obviamente que en su blog también dejaron en claro que para ellos su mayor prioridad es la protección individual de los datos de las personas (aunque se ve que acá algo falló), y que para estar prevenidos para que no vuelva a suceder están tomando una serie de medidas aún más fuertes entre las que se incluye encriptación, mejoras en la habilidad para detectar intrusiones de software, firewalls adicionales y un nuevo centro de datos en una ubicación con mayor seguridad.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla