Un doble agente secreto al servicio de Israel, fue quien introdujo mediante una memoria USB, el gusano Stuxnet, con el propósito de sabotear el programa nuclear de la República Islámica de Irán. Por ende, perjudicó el funcionamiento de las máquinas que se encuentran al interior de la planta nuclear de Natanz. Cuando este doble agente pudo concretar el ingreso del gusano Stuxnet, este se infiltró en la red de esta planta nuclear al momento que cualquier usuario iniciara una computadora con el sistema operativo Windows. Esto se pudo conocer mediante un informe elaborado por ISSSource, donde se aseveró que fue una operación encubierta apoyada por Estados Unidos e Israel, para malograr el funcionamiento correcto de los equipos con mayores vulnerabilidades dentro de este sistema nuclear de Irán.

Además, se ha confirmado que este agente doble formaba parte de una agrupación disidente de Irán, la cual probablemente es Mujahedeen-e-Khalq, a la que se le adjudican los asesinatos de los más prominentes científicos nucleares de esta nación islámica, homicidios que han sido apoyados por el Mossad. La importancia del empleo de Stuxnet en esta operación encubierta es que se ha calificado a este gusano como un arma de agresión cibernética muy sofisticada porque estaba programado para aprovecharse de cuatro vulnerabilidades que no se conocían en el sistema operativo Windows, asi como de las debilidades que tiene el software Simatic WinCC Step7, con el que se controlan las maquinarias usadas dentro de la planta nuclear de Natanz. Asi se logró interrumpir el normal desarrollo del proceso de enriquecimiento de uranio de esta planta nuclear en Irán. Otra característica de Stuxnet es que se propaga mediante las redes de esta planta de manera amplia, con una previa selección de sus metas de destrucción.
Recordemos que desde hace varios años, Irán está recibiendo la presión de algunos países, en especial Estados Unidos e Israel, y de organismos multilaterales como la Organización Internacional de Energía Atómica y la Organización de las Naciones Unidas (a través de los países miembros de su consejo de seguridad), ya que piensan que el programa nuclear que está empleando el país del medio oriente no tiene fines pacíficos, cosa que ha afirmado Irán en muchas oportunidades.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla