Parece que la guerra cibernética es un asunto de gran interés para los gobiernos, algo en lo que Brasil no es la excepción ya que el ejército de ese país decidió la adquisición de un nuevo software para efectos de prevención contra ataques cibernéticos, algo que obedece a una serie de medidas tomadas por el gobierno de esta nación con el propósito de consolidar un sistema defensivo que le garantice al país la estabilidad de sus redes informáticas gubernamentales, así como la protección de su información confidencial. A juicio del director del Centro de Comunicaciones y Guerra Electrónica del Ejército, Antonio Santos Guerra, la red EBnet con la que los cuarteles brasileños están interconectados tiene un nivel de blindaje alto ante eventos que podrían perjudicar su funcionamiento, pero aún cuenta con vulnerabilidades. De hecho, este sistema de redes del ejército ya han registrado ataques como los que puede sufrir cualquier empresa los cuales, básicamente consisten en intentos de robos de contraseñas. Algunos de estos ataques han afectado páginas web del gobierno.

A principios de este año, las fuerzas armadas brasileñas concretaron las licitaciones correspondientes para adquirir un antivirus y un programa con el que se pueden simular ataques cibernéticos, una operación que tuvo un valor cercano a los 3,3 millones de dólares. Estos programas que serán fabricados por empresas brasileñas, representan una compra que se hace necesaria ya que recientemente, la filial brasileña de Anonymous vulneró la seguridad de las web-sites de varias entidades bancarias brasileñas como es el caso de Banco do Brasil, Bradesco, Itaú, así como de HSBC, Citibank, BMG, entre otros. En este punto es necesario destacar que con este simulador de ataques cibernéticos, los oficiales se podrán entrenar para actuar correctamente en más de 25 escenarios ya que será diseñado de acuerdo a las necesidades del ejército por la empresa Decatron, teniendo un costo de 2,8 millones de dólares. Por otro lado, el antivirus será fabricado por la corporación BluePex, el cual se encuentra en una fase de desarrollo y debe ser entregado al ejército brasileño en un lapso no mayor de 12 meses. Serán al menos 500 oficiales a quienes adiestrarán para formar parte del equipo de defensa cibernética del ejército brasileño.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla