En la actualidad, las empresas deben prestar mucha atención a la seguridad que posean sus servidores para poder resguardar sus datos o información de carácter confidencial, los cuales podrían estar expuestos a las acciones de grupos de hackers como Anonymous quienes podrían hacer con los mismos lo que deseen, empezando por exponerlos públicamente en Internet.

Las acciones emprendidas por Anonymous han producido un estado de alarma general a nivel de Internet, lo cual indica que tan desprotegidos se encuentran los sistemas informáticos de las grandes corporaciones. Prueba de ello es lo grande que aun pueden ser los agujeros de seguridad de estos sistemas, producidos en parte por las débiles contraseñas puestas por los usuarios de sistemas internos de mensajería y correo electrónicos en estas empresas. Por otra parte, esta clase de hackers se aprovechan de lo ingenuos que pueden ser algunos individuos al hacer uso de ingeniería social para que naveguen hacia sitios web sospechosos o que divulguen información secreta bien sea de sí mismos o de la empresa para la cual trabajen.

A juicio del vicepresidente senior de la empresa consultora de inteligencia y defensa online Booz Allen Hamilton, Roger Cressey, lo que ha pasado con Anonymous puede servir como una lección en cuanto a lo que pasa cuando no se preserva correctamente la seguridad en los entornos online de manera que la información almacenada en los servidores quede correctamente resguardada. Por ende, más allá que esta organización realice un simple ataque, la cuestión está en los efectos colaterales que esto pueda tener, empezando por el beneficio económico que dichos hackers reciban por su acción o si el secreto obtenido es muy valioso. Por ejemplo, cuando entraron a los servidores de Sony y sustrajeron nombres de sus clientes registrados en Playstation Network, asi como sus números de tarjetas de crédito, esto le produjo un daño económico a la transnacional japonesa que superaría los 170 millones de dólares. Lo mismo hicieron con Strafor, empresa que se dedica a realizar análisis geopolítico en diferentes países, ya que Anonymous accedió a las identidades y números de las tarjetas de crédito de sus 75.000 suscriptores. En fin, es necesario implementar dentro de las empresas políticas que garanticen una mayor seguridad de la información a resguardar para preservar su carácter confidencial.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla