Un estudio realizado por varios investigadores de La Ecole Superiore d’Infomatique, Electronique, Automatique de Francia, ha demostrado con diversos métodos que es posible la creación de programas maliciosos capaces de atacar directamente al hardware de un equipo informático en lugar de su sistema operativo, dirigiendo de esta manera el ataque al CPU vulnerable en vez de dirigirlo al sistema de este, los cuales cada día cuentan con nuevos elementos y herramientas protectoras, mientras que los elementos de hardware serían más vulnerables a los ataques.

Durante el estudio de este prestigioso instituto francés, se analizaron diferentes métodos y se mostraron diferentes técnicas con las cuales se puede analizar y atacar un dispositivo de hardware utilizando un programa malware, dirigiendo el ataque directamente al chip de sus procesadores.

Por supuesto, que es un tipo de ataque sumamente elaborado, engorroso y difícil de llevar de momento, por lo que una presunta ola de ataques de este tipo en un futuro inmediato se descarta por completo. Aunque, no se descarta que pueda volverse popular a mediano y largo plazo. La principal limitación es desarrollar un software que reconozca el tipo de procesador que posee el PC de la victima, lo que deja a este tipo de ataques, por los momentos, bastante lejos de ser una amenaza contundente en el corto plazo.

Las ventajas que traerían este tipo de ataques a los ciberdelincuentes serían superiores a las que les pueden permitir los ataques genéricos orientados a software, como la tendencia actual, ya que podrían ir directamente a un tipo de usuario específico, siendo estos más precisos y mejor dirigidos, lo que los podría convertir en un potencial problema en un futuro, sobre todo en redes grandes.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla