Windows siempre ha tenido problemas de seguridad en todas sus versiones, lo cual ha afectado la estabilidad de este sistema operativo durante años, producto de las acciones perpetradas por hackers que tienen una finalidad económica de gran importancia en el marco de un negocio donde se pone en juego grandes sumas de dinero. Mientras tanto, los usuarios han decidido enfrentar los inconvenientes que suponen los agujeros de seguridad en Windows implementando antivirus de pago o sin costo alguno. Pero si nos remitimos específicamente a Windows 7, esta versión trae sus herramientas propias para evitar estas molestas incursiones no deseadas, las cuales conforman su primera barrera de defensa.

Podemos empezar con Windows Defender, el antivirus integrado a Windows 7, que se puede configurar según las necesidades y los intereses de los usuarios al buscar el panel de control desde el menú inicio y escribir en la barra de búsqueda de este panel (ubicada en su esquina superior derecha) la palabra seguridad. Posteriormente, se debe buscar la opción de Windows Defender y sobre la misma hay que hacer clic. Con esto, Windows Defender estará activado y listo para mantener a raya aquellas amenazas empleadas por cyber-delincuentes inescrupulosos en tiempo real. Además, Defender nos ofrece tres clase de escaneos: Rápidos, completos (abarcan todas las unidades de la PC) y personalizados (el usuario escoge las unidades a escanear). Cuando en uno de estos escaneos, Defender encuentra un archivo infectado, el usuario puede decidir si lo coloca en cuarentena, lo elimina o lo deja donde está, opciones a las que se puede acceder con el uso de un menú desplegable. Algo muy importante que el usuario debe saber es que si cuenta con otro antivirus en su PC, no es recomendable que use Defender ya que entre los mismos podría ocurrir un conflicto y la computadora trabajaría con una menor eficiencia. Con uno solo basta para mantener protegido al equipo.

Otra herramienta de seguridad con el que cuenta Windows 7 es el control parental que se ubica en el panel de control, muy útil para aquellas familias que tienen niños y no desean que accedan a contenidos pornográficos o violentos en red. Sería como un proxy interno del sistema. El control parental de Windows 7 califica esta clase de contenidos según su título, temática y rating, cosas que lo ayudan a saber cuáles son y no son aptos para los niños.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla