En una reciente presentación realizada en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), participó Leobardo Hernández Audelo, especialista del Laboratorio de Seguridad Informática del Centro Tecnológico Aragón de la UNAM quien dio cuenta sobre el uso de Internet con objetivos criminales, dando a conocer algunos temas a considerar tanto para los adultos como para los chicos.

Una de las cuestiones que resaltó se relaciona con la forma en que los adultos engañan a los niños a través de la Web haciéndose pasar por otras personas, con el fin de obtener información que pueda ser útil para cometer algún acto delictivo. Entre estos datos podemos encontrar la dirección en donde viven, la cantidad de integrantes de la familia y sus ocupaciones, los lugares a los que suelen ir e incluso la condición socioeconómica del grupo familiar para ver si son aptos para sus finalidades delictivas, como puede ser el robo.

La manera en que obtienen esa información por lo general es a través de redes sociales, ya que estos son lugares en donde los menores suelen concurrir muy asiduamente y en donde dejan escritos textos con sus actividades y fotos personales. Mientras que, de la vereda de enfrente, los delincuentes utilizan información falsa, como por ejemplo cambiarse la edad, para poder contactarse con los niños y obtener los datos que buscan.

Para dar algunos datos del potencial que tiene Internet para los delincuentes, el especialista dijo que en la actualidad hay aproximadamente dos mil millones de internautas a nivel mundial y que el 80% de la información ya se puede obtener en forma digital.

Uno de los puntos a tener en cuenta cuando navegamos en Internet, en especial en las redes sociales, está en no cargar datos personales, como direcciones, números de teléfono, etc. Menos aún si esta información puede llegar a ser vista por cualquier otro internauta. Y para los padres, concientizar a los chicos (y concientizarse ellos) para que tampoco carguen este tipo de datos ni se los den a desconocidos que navegan por la red, no importa la edad que diga tener ni la foto que tenga cargada en la red social.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla