La compañía rusa de seguridad informática, Kaspersky, ha patentado un hardware para impedir la infección de los ordenadores por virus. No es una idea novedosa; aunque, la manera de implementar el hardware es lo que la hace interesante, y si se quiere revolucionaria, dentro del mundo de la informática.

Hoy por hoy, la defensa fundamental ante los principales agentes agresivos o software malicioso, se basa en el software; por lo cual, Kaspersky, patentó este 22 de febrero, una solución física al grave problema de los virus informáticos y malware.

Este hardware, trabajaría de manera verdaderamente sencilla. Funcionaría como una especie de aduana. Primeramente, analizaría nuestras unidades de almacenamiento, en busca de software malicioso, procediendo -luego de identificarlos- a bloquearlos e impedirles el paso. De esta manera, no entrarían al sistema informático, quedando sin efecto antes de actuar. Este dispositivo irá instalado en el disco duro, SSD o memoria RAM y actuará de manera completamente autónoma con actualizaciones automáticas.

Este dispositivo físico, creado por Oleg Zaitsev, contará con procesador y memoria RAM propia, por lo que no consumirá recursos del sistema, y podrá ser combinado con un software anti virus, para mayor protección. Además, está diseñado para eliminar de manera completa y sin inconvenientes, cualquier tipo de rootkits; los cuales, por su gran facilidad para ocultarse, es bastante difícil que los detecten los software anti virus.

La gran ventaja que tiene un dispositivo físico sobre un anti-virus tradicional, es que puede controlar todos los intentos de acceso a la unidad de memoria del ordenador, sin dejar de ser inaccesible para el malware. Así, se convierte en una poderosa arma contra los cyberdelincuentes. Por los momentos, Kaspersky, no ha fijado fecha de lanzamiento ni precio para este hardware, pero se presume que podría estar en el mercado en el trascurso de este año.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla