Cada segundo que pasa equivale al envío de dos millones de correos basura en Internet, lo cual supone 300 millones de emails spam diarios, los cuales pueden contener malwares como archivos adjuntos. Las pymes pueden ser las principales afectadas por esta situación ya que de forma anual pueden gastar cerca de 8.000 dólares para eliminar el spam de sus servidores en caso que tengan su propia plataforma de correos electrónicos.

Esto es el resultado de un estudio de dos semanas de duración realizado por la empresa de productos para efectos de seguridad online Bitdefender, quienes se encargaron de obtener una cifra superior a los dos millones de correos basura de varias regiones del mundo y durante diferentes horas de cada uno de los días en los que se hizo este estudio. A pesar que dos millones de correos puede parecer una cifra muy alta, queda irrisoria al lado de los 300 millones de mensajes que a diario se envían a muchas direcciones de correo electrónico a modo de spam, de los que 1,14% cuenta con archivos adjuntos, siendo más peligrosos que los emails con spam normales porque pudieran tener troyanos, virus o cualquier otra clase de malware. De este porcentaje de emails con archivos de dudosa procedencia, un 10% contienen formularios fraudulentos y softwares maliciosos, otro 29,74% cuentan con páginas html adjuntadas y un 6,26% tienen archivos.DOC. Es necesario destacar, que estos emails-spam pueden traer archivos PDF que estén unidos a otros JSS, como pueden ser archivos DOC junto a DOCX, los cuales son vectores que contienen muchas infecciones puesto que las empresas los emplean en operaciones comerciales y el firewall usado por las mismas no los bloquea porque así está predeterminado. En estos correos electrónicos se han encontrado archivos ejecutables que conducen al usuario a gusanos como Worm.Generic.23834 y Worm.Generic.24461, así como los virus Win32.Generic.494775 y Win32.Generic.497472. Estos correos basuras o spam impide que las empresas atiendan sus labores de manera adecuada ya que sus empleados tienen que gastar tiempo eliminando esta clase de correos, en vez de sentarse a realizar el trabajo que le hayan encomendado, lo que a largo plazo genera pérdidas.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla