Nokia 2720 Fold

La gran atracción de este Nokia 2720 Fold es sin dudas su diseño, con tapa desplegable y un acabado externo de los más elegantes y delicados que se han podido ver en el mercado. Tal es así que sacrifica una pantalla externa tradicional a colores por una monocromática y sintetizada con el diseño para mostrar, en forma similar a la que lo hace el Sony Ericsson W380, algunos datos como la hora, la batería y poco más.

Además, en la parte superior de la tapa desplegable, nos encontramos con un bondadoso altavoz de donde saldrá la ya conocida calidad sonora de la marca. Por dentro, en cuanto al teclado y la pantalla principal, se mantiene un elegancia visible, mostrando un acabado similar al de una lámina metálica con líneas de distintas coloraciones para el teclado, y algunos detalles en negro o del color de la carcasa, según el que se haya escogido.

Pasando a sus prestaciones, en verdad no hay ninguna que logre sorprender, pero si resulta un equipo muy completo en relación al precio de venta. Nos encontramos con una pantalla principal de 1,8” (algo pequeña) que goza de una resolución de 128 x 160 y hasta 65.000 colores, valores que en verdad dejan bastante que desear.

Por su parte, la pantalla secundaria es de 1,36”, con una resolución de 128 x 160 y como ya dijimos, es monocromática, un poco obligada por una cuestión de diseño, por lo que se puede ver a simple vista.

Las posibilidades multimedia son básicas pero suficientes, pudiendo reproducir música en formato MP3 y AAC, como vídeos en diversos formatos también. Además, dispone de Radio FM con soporte RDS y un conector de audio Nokia de 2,5 mm.

La cámara integrada es de 1,3 MP de resolución, cuenta con sensor CMOS, zoom digital de 4x y captura imágenes en formato JPEG, pero no dispone de flash ni de funciones especiales. Lo que sí permite es grabar vídeo a 15 fps, también con un zoom digital de 4x y la salida de formato es 3GP. Sin embargo, solamente podremos grabar vídeos de 2 minutos de duración, algo en verdad poco entendible, pero que gana lógica al descubrir que el equipo dispone solo de 32 MB de memoria interna, y a su vez, que la misma no puede ser ampliada a través de una tarjeta de memoria externa.

Tampoco dispone de un conector USB, por lo que sus limitaciones en este aspecto son bastantes considerables.

Lo único destacable en el apartado de conectividad resulta el Bluetooth 2.0, que será de unas de las pocas formas de transferir y añadir archivos al equipo.

Pese a su gran limitación de memoria, resulta un equipo muy elegante, con un diseño bastante original y que evidencia (no sólo con su diseño, sino también con su poca memoria) que está destinado a un público adulto o mayor.

Su precio ronda los $600 ARG, un valor exagerado por los faltantes descriptos, pero que teniendo en cuenta el gran diseño que posee puede que caiga en la tentación de varias hacerse con uno.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla