Con una periodicidad anual se realiza durante todos los años el concurso Pwn2Own, el cual representa una oportunidad para los investigadores de seguridad de obtener dinero a cambio de hackear diversos softwares o navegadores web. En los tres últimos años, Google Chrome es el único de todos los navegadores que no ha sido hackeado. De resto, tanto Microsoft Internet Explorer y Safari de Apple han podido ser hackeados. Se espera que Google ofrezca un millón de dólares en premios para quienes intenten atacar su navegador Google Chrome, de los que 40.000 dólares serán por cada falla encontrada en Chrome y si logran atacar bugs con un exploit, serán 60.000 dólares para el ganador. Por otra parte, habrán 60.000 dólares para quien obtenga el primer lugar en esta competencia, 35.000 al segundo y 15.000 al tercero.
Esto es una estrategia de Google para exigir al hacker que haya concretado el ataque los exploits usados para poder encontrar los bugs que pudo afectar y así pueda recibir su premio en metálico. Todo esto implica que los usuarios comunes de Internet deben saber cuidarse para no ser afectados por malwares, ya que las mismas empresas saben que sus navegadores no son inmunes a las acciones de los hackers. Por ende, se deben tener conocimientos mínimos para navegar, ser cuidadoso y prudente en la información a proporcionar y verificar que correo se puede abrir. Por ende, una herramienta que no puede faltar son los antivirus, con la finalidad de impedir que esta clase de programas se metan dentro del ordenador. Asimismo, podemos evitar ser víctimas del fraude informático ya que nuestra información confidencial podría ser sustraída.
También, se debe evitar caer en mensajes que puedan ser atractivos, los cuales se publican en las redes sociales, detrás de los cuales hay links que conducen a sitios web considerados como peligrosos. Y una cosa importante: Al crear una cuenta de correo electrónico, se debe hacer un password donde se combinen letras y números, con el propósito de minimizar la posibilidad que sea descifrada por agentes externos y que la información guardada en la cuenta, no se encuentre en pelígro.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla