Con un diseño muy atractivo y tecnología FullHD, el Philips 32pfl5604 se muestra como el competidor más importante frente al LG Scarlet 32LH70YR, uno de los TV LCD de mejor diseño, funcionalidades y calidad de imagen del mercado.

La gran ventaja que tiene este modelo con respecto al del LG es su precio, que es de unos $500 menos aproximadamente, así que vamos a ver si vale la pena o no invertir ese dinero para llevarse el Scarlet II o nos conformamos con la apuesta que nos propone Philips, que anticipamos, es bastante interesante.

Empecemos por detallar las características del modelo de Philips, para luego realizar una comparación entre las prestaciones de los dos equipos. En relación al diseño, nos encontramos con una de las mejores carcasas vistas en TV LCD de 32”, en forma rectangular pero con esquinas con bordes redondeados y un pie con soporte y base delgados, distintos a los tradicionales de mayor grosor. El sobresaliente en la parte inferior central de la pantalla y el genial diseño del pie le dan una elegancia aún mayor a todo el conjunto.

Lo más destacable en este aspecto es sin dudas el acabado de la carcasa, con un color negro brillante pero distinto a lo habitual, muy reluciente y que sorprenderá a simple vista.

Pasando a sus prestaciones, como ya dijimos, se trata de un TV LCD de 32” con soporte para FullHD, es decir, compatible con una resolución de 1920 x 1080 píxeles o 1080p, además de poder reproducir vídeos a 720p y 1080i, como es obvio.

Este modelo incorpora la tecnología ‘Pixel Plus HD’, que permite reproducir las imágenes en pantalla con contenidos más reales y naturales, observando con mayor detalle que en otros equipos.

Gracias al Contraste Dinámico de 50000:1 podremos visualizar más matices de negro, obteniendo una calidad de imagen superior a la de muchos modelos de la competencia.

Una de las mayores innovaciones es la función ‘Active Control con sensor de luz’, que optimiza al máxima la calidad de la imagen de acuerdo a la señal recibida y la configura de forma automática para mostrarla de la mejor manera posible, al mismo tiempo que ajusta los parámetros de brillo de acuerdo a la iluminación que haya en la habitación.

Por último, destacar el ‘Modo cinematográfico’ gracias a la reproducción de vídeos de 24p, tal cual se muestran las películas, lo que devuelve una calidad de imagen y fluidez similar a la original.

Del lado del sonido contamos con surround channel 2.1 y dos parlantes invisibles que entregan una potencia de 20 W entre los dos.

En cuanto a los conectores, además de las típicas entradas para RCA y video componente, se destacan las tres salidas de HDMI, siendo una de ellas con tecnología EasyLink que incluye la conectividad HDMI CEC lo que nos da la posibilidad de controlar con un solo dispositivo remoto varios dispositivos conectados por HDMI. Además, dispone de conexión RGB para poder realizar una conexión VGA y utilizar el equipo como monitor para la PC. Además, dispone de conexión USB en la parte lateral, lo que facilita la reproducción de archivos multimedia en una tarjeta de memoria convencional de forma rápida y sin la necesidad de utilizar dispositivos intermediarios, algo que es de agradecer.

Sus características más especificas incluyen un brillo de 500 cd/m2, un tiempo de respuesta de 5ms y un ángulo de visión completo de 178º, tanto de forma horizontal como de forma vertical.

Ahora si, comparando sus virtudes con respecto al LG Scarlet II de 32”, nos encontramos con un Contraste Dinámico menor (de 50000:1 contra los 80000:1 que ofrece el LG), un tiempo de respuesta más elevado (de 5ms contra los 2,4ms del Scarlet II), la conectividad Bluetooth, el soporte para la reproducción de vídeos en formato Divx y algunas funciones, como ‘Clear Voice II’, que son exclusivas de LG, y por lo tanto no están presentes en este modelo.

Además, la principal desventaja radica en el diseño, un punto a favor que tiene el Scarlet II sobre cualquier LCD del mercado de 32”, sin embargo este modelo de Philips logra opacarlo con una estética bastante novedosa también, pero lejos de la elegancia del modelo de LG, y en especial, de su delgadez.

El precio del equipo es de $4400 ARG, un valor excelente para un TV LCD de 32” FullHD, más aún teniendo en cuenta sus prestaciones y su excelente diseño. Ahora, si vale la pena estirarse hasta los $4900 que cuesta de forma aproximada el Scarlet II, y la verdad que si lo valen, y con bastante crédito. Eso no dice que este modelo de Philips no sea muy bueno, de lo mejor del mercado en 32”, pero lo que ha conseguido LG con su línea Scarlet II es en verdad para no dejar de sorprenderse.

Por esto mismo, si pueden adquirir la propuesta de LG, en verdad se llevarán consigo el mejor LCD de 32” FullHD del mercado, pero si no les alcanza el dinero o prefieren ahorrar un poco, el equipo de Philips comentando en este artículo es también una de las mejores opciones de mercado, sin lugar a dudas.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla