Para el próximo 6 de junio se espera que llegue el nuevo protocolo de Internet IPv6. Sin embargo, no se ha puesto en servicio y ya recibió sus primeros ataques, los cuales consistieron en una serie de denegaciones de servicio, las cuales son conocidas como DDos. De manera gradual se está desplegando el IPv6, el cual coexiste con el IPv4 que paulatinamente será desplazado por el nuevo protocolo en la medida que los equipos conectados a la red, asi como servicios online, aplicaciones y plataformas de cliente se adapten al IPv6.
Realmente Internet se encuentra en un proceso de transición donde las empresas tienen el tiempo suficiente para incorporarse al IPv6 y que sus servicios en Internet no queden desfasados, logrando que sigan siendo accesibles para cualquier persona que navegue por Internet desde cualquier plataforma en algún lugar del mundo.
Es necesario destacar que la empresa de seguridad Arbor Networks fue la que mencionó estos ataques, lo cual reflejo en la séptima edición de su informe acerca de seguridad de infraestructuras web. La cifra de ataques según esta investigación es baja pero también alegan que a medida que se continúe con la adopción del protocolo IPv6, los ataques contra el mismo aumentarán.
Por otro lado, Arbor Networks ha hecho énfasis que el nuevo protocolo IPv6 no brinda una mayor seguridad que el IPv4 ya que su creación data de mediados de la década de los 90, adelantándose al crecimiento vertiginoso que ha tenido Internet, asi como a las fallas de seguridad que IPv4 ha sufrido y en las que tuvieron que invertir mucho tiempo para ser solucionadas. También, a pesar que IPv6 posea IPsec para ayudar a que las conexiones trabajen de manera eficaz, esto no implica que puedan estar correctamente protegidas.
El asunto está en que de manera conjunta trabajen expertos en seguridad online que conozcan este protocolo y que tengan la capacidad para elaborar técnicas innovadoras para afrontar amenazas al IPv6 e impedir que el servicio de Internet se interrumpa y solo así, los usuarios a nivel mundial podrán disfrutar de las bondades de la cyber-autopista de la información. Eso será un reto que las empresas de seguridad online tendrán por delante.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla