Samsung S3600

Haciendo uso de un diseño metálico en su parte externa, el Samsung S3600 se convierte en uno de los pocos móviles en la actualidad en mostrar una estética distinta, más sofisticada y alejada de los típicos plásticos o fusiones de colores. Se trata de un equipo con tapa desplegable, donde su parte externa se encuentra laminada con una especie de placa en color plateado como si fuese una cerámica.

La gran contra que tiene la parte estética del equipo es que, para no romper la armonía, no incluye una pantalla externa, lo que nos obliga a abrir la tapa para fijarnos la hora y diversa información, algo que a la larga resulta bastante molesto.

Pasando a comentar sus características técnicas, nos topamos con una pantalla de 2,2”, que compensa en tamaño la ausencia de una pantalla externa, posee una resolución de 176 x 220 píxeles, que resulta algo reducida para el precio del producto, y también dispone de hasta 256.000 colores, un parámetro más relacionado con la gama del equipo.

La cámara incluida es de 1,3 MP con zoom digital de 4x, y permite la grabación de vídeo con voz, y si bien resulta aceptable en general, se espera que un equipo de este costo incluya, por lo menos, una cámara de 2 MP.

Por su parte, el reproductor de MP3 funciona bastante bien y es compatible con una larga lista de formatos adicionales, como AAC, AAC+, WMA y WAV, entre otros. Podremos utilizar auriculares Bluetooth para tener mejor calidad de sonido y olvidar los cables, pero como dijimos antes, no contaremos con una pantalla externa ni tampoco con teclas especiales en la parte exterior del producto que nos ayuden a cambiar de temas y cosas por el estilo.

La memoria interna es bastante bondadosa, unos 300 MB, que nos sacarán de más de un apuro, pero aún así tenemos la opción de ampliarla hasta los 2 GB utilizando una tarjeta MicroSD.

En general, podemos decir que es un modelo con un diseño distinto, bastante más elegante y destinado a personas adultas o que busquen algo más simple y sobrio, sin embargo, tiene algunas contras, como la resolución de la cámara y la falta de una pantalla externa, que pesarán bastante al momento de decidir la adquisición del producto, que dicho sea de paso, vale unos $650 ARG ya liberado para cualquier servicio de telefonía celular.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla