Barack Obama, presidente de Estados Unidos, ha comentado que su gobierno sancionara a otros países que se encarguen de utilizar Internet para abusar de los Derechos Humano, asi como que obstruyan el acceso a Internet a aquellas personas que se oponen a sus gobiernos. En primera instancia, Obama hace referencia a Siria e Irán, países con los que tienen tensas relaciones. Por otro lado, mencionó que impondrán sanciones a quienes utilicen pistolas digitales, así como que realizó la petición a las agencias de inteligencia estadounidenses que abarquen dentro de estas sanciones los asesinatos masivos, ya que la soberanía de un país no es una licencia para que los gobiernos asesinen a los pueblos. Con esta orden ejecutiva, se contemplan mecanismos sancionatorios para quienes usen las tecnologías con el propósito de localizar y atacar a cualquier ciudadano ya que estas son para brindarle un mayor bienestar a la gente, aseveró Obama.

Pero paradójicamente, en ciudades como San Francisco (California) se han hecho prácticas de esta índole ya que ahí fue aprobada una ley que permite el apagado del Internet inalámbrico en los servicios públicos de transporte con la finalidad de cercenar las vías de comunicación para aquellas personas que estén involucradas en protestas. Esto se debe a las continuas manifestaciones de las personas contra la mala calidad del servicio y las frecuentes subidas de los precios. En especial, esto sucede en el BART (sistema de Tránsito Rápido en el Área de la Bahía), donde se cortaba el servicio por las protestas contra la muerte del ciudadano Oscar Grant, quien fue asesinado por un oficial de policía hace tres años.

Además, en el Congreso de Estados Unidos se debate la aprobación de la Ley CISPA, la cual ha traído mucha polémica por las atribuciones que se toma el gobierno norteamericano en cuanto a investigar los datos privados de los usuarios de los diferentes servicios que se prestan en Internet. Esto es realmente una supervisión de las actividades online, ya que en Estados Unidos consideran como algo vital, garantizar la seguridad de las redes cibernéticas y evitar que se compartan contenidos de manera ilegal que puedan estar protegidos con copyright (derechos de autor).

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla