En un mercado ya abultado como es el de los TV LCD, llega TCL con una nueva línea para aumentar aún más las posibilidades de compra de los usuarios. Y lo hace de buena manera.

Aprovechando el tirón de la línea Scarlet de LG, TCL intenta ofrecer un equipo con un diseño distinto, bastante llamativo, y con un nivel de prestaciones que por lo menos son equivalentes a todo lo que ofrecen las demás marcas del mercado.

El modelo a analizar es el de 32” con HD, denominado TCL Erios 32M91HD, que dicho se de paso conforme la gama Erios junto a una opción de 26” en HD y otra de 42”, ya con soporte para la tecnología FullHD incorporada.

Como decíamos del diseño, trata de seguir la estela del Scarlet, con una combinación de color negro y rojo en la carcasa, márgenes de poco ancho y en general una estética cuidada y que logra sorprender al primer vistazo. Sin embargo, si nos detenemos a observar en detalle su diseño nos encontramos con algo más del montón, un pie en forma redondeada que ocupa bastante espacio y un ancho que rompe la buena estética frontal del equipo.

A favor dispone de un panel ‘Touch Sensor’ en la parte lateral, mucho más amigable con el diseño que las clásicas botoneras que ofrecen otros modelos.

Pasando a su prestaciones, es un TV LCD con soporte para HD, es decir, una resolución máxima de 1366 x 768 píxeles, además de compatibilidad con resoluciones de 720p y 1080i. El Contraste Dinámico es de 15000:1 mientras que el brillo de 450 cd/m2, valores un poco menores a los que ofrecen las marcas competidoras. La velocidad de respuesta esta también algo desfasada en relación a otros modelos, con un tiempo de respuesta de 8ms. El ángulo de visión es amplio, de 176º, pero no completo como el de 178º que ofrecen otros equipos, aunque en este aspecto las diferencias son imperceptibles.

Llegando a las conexiones, nos encontramos con 2 entradas HDMI, 3 entradas AV para cable RCA, 1 para video-componente, 1 para S-Video, 1 para Videocompuesto, 1 para VGA, otra para conectar auriculares y una última para conectar la antena de TV analógica.

Además, hay que destacar el puerto USB, que permite conectar una tarjeta de memoria o dispositivo de almacenamiento y poder visualizar las fotos y vídeos en la pantalla, o también escuchar música directamente desde una unidad de memoria externa portátil.

Por último, agregar que se trata de un equipo Trinorma, con soporte para Pal N, Pal M y NTSC, por lo que puede ser utilizado con consolas de juegos y dispositivos adquiridos en otros países sin problemas.

El precio de este modelo ronda los $3600 ARG, un valor razonable en comparación al costo de los equipos de la competencia, pero que parece alto por no ser una marca tan reconocida en LCD como LG o Samsung, y además, por contar con algunas prestaciones algo desactualizados, como un Contraste Dinámico bastante pobre y un tiempo de respuesta demasiado tardío.

Si el costo del equipo fuese de unos $500 menos, indudablemente sería una de las opciones más interesantes y las ventas incrementarían notablemente. Sin embargo, el costo actual de este modelo es similar al de la competencia, y difícilmente puede hacerse un lugar frente a gigantes como LG y Samsung, por nombrar algunos pocos ejemplos.

Comparte esta nota, y ayuda a difundirla